Del origen y la esencia de la filosofía griega

Vamos con el primer post. Se trata de un resumen de los apuntes facilitados por el profesor Patricio Peñalver.

Proponemos la siguiente tesis: “la filosofía es esencialmente griega”.

Vamos a tratar de:

1) Explicitar y justificar esta tesis, hacerla persuasiva.

2) Qué significa para la filosofía que su esencia original sea griega.

3) Qué puede significar para nosotros occidentales ese origen y esencia griega.

—-

1) Explicar y justificar la tesis de que la filosofía es esencialemente griega.

Vemos que a medida en que se profundiza histórica y conceptualmente en la naturaleza de la filosofía se admite que esa atribucion de la misma a culturas no provenientes de occidente nacido en Grecia sólo es posible con un uso laxo e impreciso del término filosofía o quizás depende de un uso completamente equívoco y desorientador del concepto de filosofía y se convierte en una imagen mental del mundo una mitología o una ideología étnica. La tesis de la esencia griega de la filosofía viene justificada por una importante realidad histórica. Lo que los griegos pensaban y expresaban como filosofía no tiene paralelo en otras culturas. Recordemos una importante frase de Bruno Snell: “El pensar europeo empieza con los griegos y desde entonces no hay otra manera de pensar. Los europeos no tenemos otra opción”. Mencionemos otra frase memorable de Pericles que nos transmite el historiador Tucídides: “Amamos la belleza con sencillez y filosofamos sin temor”.

2) ¿Qué es la filosofía si la filosofía es esencialmente griega?

Lo primordial es el asunto de la implicación linguística de la filosfía: la filosofía habla griego. Tenemos dos citas importantes:

J. Stenzel: “sólo hay un pueblo y una filosofía en occidente que haya podido sacar todos sus conceptos de la toma de consciencia de la riqueza del propio lenguaje”.

K. von Frintz: “de todos los pueblos europeos el griego es el único que se ha creado completamente a partir de sí mismo una lengua filosófica y científica, sin nigún préstamo de una lengua extranjera.

Aunque disponemos de traducciones más o menos fiables, la filosofía habla originalmente griego desde su origen esencial. Esto no quiere decir que el lenguaje filosófico en español, por ejemplo, está ejerciendo contínuamente una traducción implícita de lo que se dijo y se pensó originalmente en griego. Esto no debe verse como un defecto o un fallo.

Una determinación más precisa de lo que singifica la implantación de la filosofía en la lengua griega tendría que llevarnos a exponer cómo la trama de los conceptos fundamentales se gestan a partir de ciertas palagras griegas que en un principio no tienen un significado filosófico que son anteriores al nacimiento de la filosofía. La hipótesis sería que la construcción conceptual filosófica tiene como base un potencial semántico, una reserva inherente a la lengua griega. Algunas palabrasgriegas, pues, conservan ciertas dosis de intrducibilidad.

3) ¿En qué situación estamos respecto a la cultura occidental en su conjunto?

Los griegos están en relación a nosotros en una “media distancia”. Por un lado están lo suficientemente lejos para que requieran un trabajo de interpretación ya que no es cultura próxima. Por otro lado no están tan lejos para que los veamos como una cultura ajena a nosotros y ante la cuál tendríamos que adoptar una actitud etnológica o antropológica.

Desde una perspectiva menos formal nos preguntamos por el úcleo de la aportación griega a la filosofía Se trata sin duda del concepto, la construcción y la práctica de la razón. Saber heredar el legado griego es, sobre todo, saber intepretar, traducir y desarrollar el espíritu de la racionalidad. No confundir con el racionalismo moderno.

La razón griega se caracteriza por dos elementos:

1º) Un componente de teoría o voluntad de teoría o gusto por la teoría, por la observación y comprensión de los fenómenos al margen de toda perspectiva práctico utilitaria. Se trata de la afirmación rotunda de que todos los hombres, por naturaleza tienen gusto por el saber.

La pasión griega por el saber es genuina creativa y afirmativa. Esta pasión se orienta temáticamente en dos direcciones: la naturaleza y el mundo humano

La razón griega en el segundo caso es mucho mas eficaz

2º) El “criticismo”. La especulación o teoría, la interpretación de los fenómenos naturales o humanos es una elaboración que se somete de entrada a la discusión, al análisis crítico y a la necesidad de justificación. Hay que dar razón de lo que se dice.

Estos dos componentes, teoría y crítica no se dan siempre con la misma intensidad. Así, la teoría es más importante en Aristóteles y el criticismo en Platón

Hemos de terminar este bloque mencionando el principal problema que al mismo tiempo interfiere o complica nuestro acceso a la filosofía griega y enriquece esa relación. Nos referimos a la difícil relación entre ese origen griego y el otro origen o raíz de la identidad cultural europea, la tradición judeo-cristiana. No debemos vincular esta afirmación a una posición de creencia religiosa ya que en realidad lo judeo-cristiano está operando de forma directa o indirecta en todas las concepciones de la historia como un proceso abierto. Si la ciencia es el legado griego, la idea de historia es la herencia judeo-cristiana.

La relación y el conflicto entre lo griego y lo judeo-cristiano se articula a través de varias parejas de conceptos:

- inmanencia o trascendencia

- finitismo o infinitismo

- naturalismo o espiritualismo

Esta oposición se ha llegado a resolver en una síntesis aparente o precaria. Las dos grandes síntesis han sido la de Santo Tomás y la de Hegel.

Otras veces, la oposición ha parecido irreductible (Lutero Heidegger, Nietzsche). Pero en cualquier caso se advierte la necesidad de una mutua explicación.

Lecturas complementarias a este apartado:

Homero, Iliada, Cantos 3 y 22.

Tucídides, Guerra del Peloponeso, II, 35-46 (Discurso fúnebre de Pericles)

Bruno Snell, El descubrimiento del espíritu. Estudios sobre la génesis del pensamiento en los griegos. (Editorial Acantilado), “Introducción” (pp. 7-16) y “Epílogo” (pp. 515-532)

Jean-Pierre Vernant, Mito y pensamiento en la Grecia Antigua (Editorial Ariel), (pp. 334-346).

About these ads

Deja un comentario

Archivado bajo filosofia

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s